miércoles, 20 de enero de 2010

IGUALICO IGUALICO, QUEL DIFUNTO SU AGÜELICO



Agamenón es un mozo pueblerino, tan bruto como bonachón, también forzudo y dotado de un excelente apetito, que se mueve en el ámbito de la España campesina que ya en aquella época comenzaba a desaparecer a consecuencia del éxodo hacia las capitales industrializadas. Lo creó Nené Estivill a principios de los años 60 en la revista Tiovivo. Las andanzas de Agamenón, desarrolladas a página completa, se alejan de los manidos cánones del humor infantil para dedicarse a la observación satírica de una sociedad rural que había sido la base de la población española hasta el advenimiento de la nación desarrollada. (Anotemos que el desarrollo nacional arranca precisamente en 1962). Y junto al personaje central, una formidable galería de secundarios: la señora Cayetana, el tío Cipriano Cazurrillo, la señora Sinforosa y el resto de familiares de Agamenón; sus amigos, como Romualdo Ceporro Petiso "El Turuta", Manolo Cipón "El Pedorro", Renato Raposo Rabudo "El Mandanga"…; las gentes del pueblo Villamulas del Monte: el tío Ruperto, Eleuterio Diligente "Jimi el Rápido", el tío Liborio, el tío Perico, Eustaquio Calamidad "El Miserias"…; los viejos: el tío Evitelio, el tío Unvelino, el tío Lisardo "El larguirucho"…; más los componentes de la aristocracia pueblerina, los competidores deportivos de Agamenón y otros geniales en su papel de relleno, como el comandante del puesto de la Guardia Civil, el médico, el párroco, la maestra o el secretario, interventor y contable del Ayuntamiento.

Allí aprendí yo la expresión ¡Ridiela! y todas las historietas terminaban con la muletilla: "Igualico, igualico, quel difunto de su agüelico" El personaje era muy gandul, y de ahí el dicho popular: Eres más gandul que Agamenón, o Agamenón como sinónimo de vago. ¡Ven y trabaja, Agamenón! Esto demuestra hasta qué punto el tebeo sustituía a la tele en la reproducción de tópicos graciosos.