sábado, 15 de mayo de 2010

PERDIDOS: MISTERIO CANCELADO

-¡Eso es to... to... to... todo, amigos!

ADVERTENCIA:
todo el texto que viene a continuación puede ser un spoiler,
aunque no daré detalles precisos innecesariamente.

Viendo cómo va la sexta y última temporada de Lost/Perdidos, me asalta la certeza cada vez más palpable de que mis peores presentimientos respecto a su argumento van a terminar cumpliéndose. O lo que es peor, es posible que ya se hayan cumplido. ¿A qué me refiero? Pues a que casi desde aquel episodio piloto que vimos asombrados hace ya muchos años, han corrido ríos de tinta en Internet y hemos gastado litros de saliva en discurrir sobre qué rayos es la isla, la dichosa isla en la que pasan cosas raras y que, episodio tras episodio (y a falta de tres para el final absoluto de la serie) sigue siendo tan misteriosa y permanece tan inexplicada como el primer día, o más. Y creo que ya no hay misterios que revelar, porque nunca lo hubo. Me explico.

Misterio resuelto: el tatuaje de Jack era Camarón.

Casi todos hemos ido haciendo cábalas, revisando foros en la web, comentando con amigos a los que se les ha encendido una bombilla, y la isla ha pasado de ser un lugar con monstruos en plan La isla misteriosa de Julio Verne al purgatorio donde los pasajeros de Oceanic pendientes de pagar alguna culpa -de ahí los flashbacks- pueden ganarse el cielo o el infierno; a ser una anomalía electromagnética explicable científicamente, tal vez el "umbilicus mundi" a través del cual la Iniciativa Dharma intentaba controlar las corrientes energéticas del planeta; y en los últimos meses al más allá de la religión del Antiguo Egipto, donde unos cainitas Seth y Osiris tratan de fastidiarse mutuamente mientras unen adeptos a sus causas. Pero después de ver el episodio titulado "Across the Sea" me he dado cuenta de que ninguna de esas teorías es la verdadera, porque era yo -y seguramente la mayoría de vosotros- quien se equivocó de juego desde el principio.

¡Queremos respuestas!

Todos hemos intentado encontrar un referente en la cultura popular que explique qué es la isla y qué sucede en ella, acudiendo tanto a mitos religiosos como a leyendas urbanas o literatura fantástica y de ciencia-ficción de toda clase, sin caer en la cuenta de que Perdidos crea su propia mitología. Mientras esperábamos a que alguien, por ejemplo Ben o Jacob dijese "Amigo Jack, esta Isla contiene la fuente de la eterna juventud" o "Amigo Locke, todos estáis muertos y esto es un Gran Hermano de ultratumba", los guionistas simplemente se dedicaban a diseñar un tablero propio, como en un juego de rol de los que montan los aficionados con un par de mesas plegables, unas montañitas de papel de embalar y unas cuantas ruinas de gomaespuma para desplegar por allí sus elfos y tirar el dado. La isla de Perdidos tiene un enorme poder electromagnético, viaja en el tiempo y en el espacio, las mujeres que se quedan embarazadas en ella mueren, cada uno ve allí los fantasmas de sus seres allegados... y ya está.

Las autoridades sanitarias advierten: fumar perjudica gravemente la salud.

Este es el misterio: que nunca hubo un misterio. La isla es así porque los guionistas lo han decidido. Mientras buscábamos los tres pies al gato tratando de desentrañar qué lugar mitológico era la isla, ésta siempre ha sido un simple parque de atracciones del misterio desplegado con la única intención de que a los personajes, únicos elementos argumentales realmente sólidos e importantes para los guionistas, vivieran una aventura tras otra. Por eso pienso que, salvo que en el último episodio de la serie me dejen boquiabierto con una revelación morrocotuda en la que nunca reparé, cosa que dudo muy mucho, me temo que el cupo de misterios por resolver de Perdidos ya se ha cerrado.

-Lo sabía... ¡¡¡¡LO SABÍAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAA!!!

Ya sabemos qué es Dharma, por qué había osos polares, por qué se estrelló el avión, qué intenciones tenía el humo negro, qué pasó con la hija de la francesa, quiénes eran los otros, qué eran los números que debían introducir en el ordenador antes de pulsar el botón, etc.

El misterio de los números:
-Con un seis y un cuatro... tu retrato.

No contemos para nada con desvelar otra clase de detalles, como por qué los personajes han ido cruzándose una y otra vez a lo largo y ancho del planeta y en situaciones imposibles, porque eso lo han solucionado con ese "Deus ex machina" viviente que es Jacob.

¿Podría alguien todopoderoso crear una piedra que ni él pueda levantar?
Entonces no sería todopoderoso...

Tampoco contemos con saber qué poderes tenía el niño Walt, que ahora mide dos metros y no puede salir más en pantalla sin sonrojarnos. Y lo de la estatua de cuatro dedos... en fin, yo creo que entramos en el campo de "eso es lo que tú quieras que sea, majete, sé feliz". ¿Qué nos queda? ¿Saber cómo se llama el hermano de Jacob, el humo negro, que permanece sin nombre? ¿Y qué más da cómo se llame? ¿Realmente hay algún nombre que nos vaya a sacar de dudas respecto a algún misterio de la serie? ¿Pasa algo si se llama Caín, o Seth, o Anubis, o Pablito, el que clavó un clavito? Da igual.

Otro misterio: lo que creyó ver Locke en la cabaña de Jacob.

Y que conste que no me estoy quejando, ni siquiera me siento verdaderamente engañado, porque entiendo que el error siempre ha sido mío al querer pasarme de listo. Perdidos me ha hecho vivir aventuras magníficamente bien contadas, con un ritmo trepidante, con personajes riquísimos y llenos de realismo, con giros argumentales casi siempre geniales, con finales que ponían los vellos de punta. Los guionistas, eso sí, han jugado sucio.

Guionistas de Perdidos en plena faena.

Hace tiempo explicaron que todos los misterios de la isla eran del mismo tipo que podía encontrarse en una novela de Michael Crichton (thrillers científicos, vamos), y ya está claro que es mentira, porque el trasfondo es fantástico. Eso demuestra que nunca han sabido cómo iba a terminar la serie en lo que a respuestas a misterios se refiere. En todo caso, sabían cual era el destino de los personajes, y eso siendo nosotros muy optimistas. Lo demás ha sido pura improvisación, atando cabos en el último momento para explicarnos quiénes eran los esqueletos de la cueva bautizados como Adán y Eva, de dónde salió la Roca Negra, o por qué Richard Alpert es inmortal.


Por eso pienso que, ahora que quedan unas tres horas de Perdidos por ver, solamente nos queda saber qué pasa con ese personaje que nos ha caído tan bien o tan mal estos años, si se salva o no del destino trágico que parece aguardarle, si a su otro yo de la realidad paralela le aguarda un final feliz que su alter ego cubierto de barro y agua salada nunca verá. Si al final cierran bien el asunto de los personajes, podremos darnos con un canto en los dientes, porque ya es más que evidente que no queda nada más que decir. Misterio resuelto, señoras y señores, o mejor dicho, misterio cancelado.

6 comentarios:

José Antonio dijo...

Yo todavía soy optimista...veremos a ver!!!

José Miguel dijo...

Mirad, este domingo acaba todo, y sólo con la posible muerte de Hugo, Jack o Sawyer ya me harán estremecerme. Son tres horas de serie las que restan ¿recordáis cuando decían que el capítulo final sería una película que se estrenaría en cines? Pues yo me tomo el final como una película en la que, además del destino final de los personajes, no me extrañaría una super revelación de esas que rentabilicen la serie haciendo que la gente vuelva a ver algo que no vio (que hay que vender los DVD!!) ¿Y si Locke es el monstruo de humo DESDE EL PRINCIPIO? ¿Contagiándose paulatinamente como Sayid? Porque a ver EL MONSTRUO DE HUMO NO ES EL HERMANO DE JACOB, SÓLO USA SU CUERPO. Digamos que Jacob lo liberó al matar. Y aún quedan un personaje con un GRAN papel, porque es un actorazo y se le reserva como Deus ex machina? ¡hablo de Ben Linus, que lleva cuatro capítulos sin aparecer!

José Miguel dijo...

Qué confuso ha sido mi comentario. Lo he releído y de rápido que lo he escrito, ni yo lo entendía.

s e b a s dijo...

Yo cada día estoy más liado....

Jaime dijo...

Vaya rollo, a ver si termina ya esta serie plomazo, que está todo el mundo de un pesao...

Se trata de un invento de los asesores de ZP para que os comais el coco. Si queréis misterio, reflexionad como llegó ahí el ministro de fomento.

José Miguel dijo...

La noche perdida, la han llamado. Finalmente Cuatro ha programado a las 05:45 de la mañana del día 24 ese penúltimo capítulo, What they died for, también en versión original con subtítulos en español.